Inicio / Bebés / Primero juego luego aprendo

Primero juego luego aprendo

Cuantas cosas podemos hablar del juego. Podemos publicitar grandes marcas con juguetes que en la vida hubiésemos soñado ver, así como podemos decirles que una caja de cartón vacía es la nave espacial más completa del universo. Ahora no escribiremos sobre qué juguetes debemos darle en cada etapa, más bien escribiremos porque es importante jugar en cada etapa de nuestra vida.

El juego es una actividad que podemos ver tanto en los animales como en humanos. Vemos a los cachorros que a través del juego interactúan y aprenden cosas importantes para sobrevivir en la vida. En caso de los seres humanos, en el niño se presenta durante toda su infancia y al crecer no desaparece sino que cambia y se vuelve en juegos competitivos.

El juego ha demostrado ser una experiencia valiosa para el aprendizaje, para el sano desarrollo de la personalidad infantil. Es un rol importante en el desarrollo del niño y en cada etapa busca ampliar habilidades propias de su edad. Por ello, debemos estar atentos a sus intereses y habilidades para buscar una sana diversión con bases didácticas.
En el juego el niño refleja su percepción de sí mismo, de otras personas y del mundo que lo rodea. Con el juego el niño aprende a interpretar roles, aprende reglas básicas de convivencia, a resolver conflictos y desarrollar su creatividad e imaginación.
Además se desarrolla las habilidades físicas como agarrar, correr, trepar, balancearse; del lenguaje que va desde el balbuceo hasta contar cuentos, chistes y adivinanzas; las destrezas sociales como cooperar, negociar, competir, seguir reglas, esperar turnos, etc…; las habilidades cognitivas como comparar, categorizar, contar, memorizar; así como el expresar sentimientos: molesto, triste , alegre, angustiado, temeroso.
Es de suma importancia estar atento a los juegos solitarios y grupales de los niños, para notar indicadores de dificultades o necesidad de ayuda profesional.

Estos son algunos indicadores a tomar en cuenta:
  • Si el juego es inmaduro para su edad. Por ejemplo, un bebé de 18 meses que solo toma los juguetes para llevarlos a la boca o un niño de 3 años que solo golpea los juguetes unos con otros.
  • Si el juego se ha quedado atascado, es decir repitiendo lo mismo una y otra vez durante mucho tiempo.
  • Si el juego parece haber regresado a una etapa más atrasada. Es decir, regresa a jugar juegos de niños más pequeños.
  • Si en su juego son capaces de mantener la atención y enfocar la concentración.
  • Para finalizar siempre deben recordar que el juego es el lenguaje principal de los niños. Ellos se comunican con el mundo a través del juego, muestran su Yo interior a veces tan difícil de comprender, y es allí donde expresan sus deseos, fantasías, temores y conflictos.

Mónica Moreno Vargas / Directora General/ Estimulacion Temprana Ceres / www.ceres.com.pe / mmoreno@ceres.com.pe / T. 475-0482

 

Compartir en
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Agregue un comentario

Powered by moviekillers.com