Inicio / Bebés / ¡No quiero comer!

¡No quiero comer!

Come poquito mi bebé, ¿Así es?

El bebé después de cumplir los seis meses de haber nacido y probar la maravilla de la lactancia materna empieza a experimentar otra etapa llamada ablactancia, que no es otra cosa que el inicio a una alimentación complementaria (una etapa de transición) por la cual el bebé deja de alimentarse puramente con leche materna para ingerir alimentos sólidos con el fin de complementar los altos requerimientos de calorías y nutrientes que, a partir de esa edad, el bebé necesita.

Para que usted entienda un poco más a su bebé les relato cómo piensa él:

Hola soy Salvador y tengo seis meses. Me gusta que me carguen todo el día y jugar con mis juguetes. Ya puedo sentarme y agarrar cosas. Ayer por la tarde me llevaron a visitar a mi pediatra, me pesó, talló y me puso otra vacuna, me dolió muuucho. También mi mamá habló con el doctor acerca de las papillas que debería comer, no sabía qué era eso, pero hoy cuando estaba jugando, me cogieron y me sentaron en una silla nueva (me sentí extraño porque tiene cinturones que me sujetan y no me puedo mover mucho) y mi mamá me puso en la boca una cosa que nunca probé, era de sabor y consistencia rara, el olor era nuevo para mí, y ¿qué creen?, no me gustó, yo quería mi leche, por eso escupí todas las veces que tenía eso raro en mi boca. Ví a mi mamá que se preocupó y entristeció porque dijo que se la pasó cocinando en forma especial y yo no quise comer. Después de tanto intentar, me dio mi leche y me dormí. Cuando desperté, jugué por un rato y luego me volvió a poner en la silla con cinturones y me dio otra cosa diferente a la de la tarde (ésta era más blandita) pero estaba muy caliente para mí, así que también la escupí, no me gusta. Después me dio mi leche y me dormí. No sé por qué me dan tantas cosas diferentes si yo estoy bien con mi teta, eso es lo único que he tomado desde que nací y no necesito más.

Hola, soy yo de nuevo, ya tengo 8 meses. Me gusta el yogurt, la manzana y el arroz con leche, uhmmm…¡delicioso!, y de las papillas de la tarde… el pollo y el puré de papa son mis favoritas, quisiera que me den eso todo los días, pero mi mamá me da a la fuerza quinua y frijoles licuados, esos días lloro y escupo la comida y mi mamá se enoja conmigo y llama al pediatra para que me den vitaminas para el apetito. Yo tengo apetito pero esas comidas no me gustan, felizmente mi pediatra le dijo que siga intentando y que tenga paciencia, que he crecido, tengo buen peso y estoy saludable. Yo creo que mañana ya me toca sopa de pollito y en la tarde arroz con leche, ¡qué rico!

La alimentación complementaria se inicia a los seis meses de vida, no antes ni después. El incumplimiento de este proceso en esta edad hace que los bebés tengan problemas de bajo peso y talla corta, como es el caso de bebés mayores de seis meses que comen poco de sus papillas y continúan con la leche materna como principal alimento. Al final, tenemos a padres preocupados que se disponen hacer de todo para subirlos de peso, comprando fórmulas lácteas especiales y caras, procurando darles vitaminas para “abrir su apetito”, olvidando que son las papillas las mejores para alimentar a su bebé.
También, hay muchos padres que piensan que su bebé come poco o está algo delgado, deseando que su bebé engorde, pero aquellos padres deben recordar que no es saludable un bebé muy gordito ya que los bebés con sobrepeso enfrentan un mayor reto para sentarse, gatear y caminar.

¿Cómo saber si lo que come está siendo suficiente para su organismo?

Todos los padres deben acudir con sus bebés a consulta pediátrica y/o a crecimiento y desarrollo de manera periódica para evaluar los avances en peso y talla del bebé que deben estar acordes a lo establecido para su edad, ese es el mejor juez. Los valores en peso y talla se aplican a tablas de crecimiento y de acuerdo a eso, analizamos si el bebé está siendo bien nutrido o no.

También es importante que los padres entiendan al bebé. Imaginen a un bebé el cual, durante su corta vida, solo se ha alimentado con leche (un alimento líquido) y de pronto, a sus seis meses se inicia la alimentación con papillas (alimento sólido o semi sólido) con diferentes texturas, sabores, colores, y olores… ¿cómo creen que este bebé reaccione? Sin temor a equivocarme, lo rechazará y pasarán varias semanas o un par de meses para que, después de experimentar muchos sabores, poco a poco vaya admitiendo la variedad de alimentos e ingiriendo más cantidad de comida.

Consejos prácticos:
  • Es importante seguir la indicación del pediatra y no comparar a su bebé con el crecimiento de otros bebés.
  • En la consulta de los 6 meses de su hijo, solicite a su pediatra una dieta y visite a un nutricionista para que éste amplíe las alternativas nutricionales indicadas.
  • En bebes alérgicos o que tengan padres alérgicos, retrasar la ingesta de los siguientes alimentos hasta pasado el primer año de vida: maní, huevo, pescado, fresas y cítricos.
  • En la variedad de alimentos está la buena nutrición. No alimente al bebé solo con lo que le gusta, es decir, no repetir el mismo menú una y otra vez. Estudios han demostrado que el gusto de niños menores de dos años es cambiante, de tal manera, lo que hoy rechazan, la próxima semana les puede encantar y viceversa.
  • El niño debe estar acostumbrado a probar diferentes sabores. Estudios en bebés que tuvieron lactancia materna exclusiva demostraron que son más ávidos de experimentar con sabores, ya que la leche materna cambia de sabor y composición de acuerdo a la dieta de la madre cada día, por el contrario los bebés que se alimentaron con fórmula son reacios a experimentar sabores porque están acostumbrados a un solo sabor, el de la leche de fórmula.
  • Haga que la hora de comer sea plácida para su bebé y para usted. Déle los alimentos con calma, hablándole, sonriéndole y jugando con él. Hágalo con bocados pequeños y en cantidades pequeñas las cuales deberán ir aumentando semana tras semana desde media taza (a los seis meses) hasta una taza o más a los 8 a 9 meses.

Álvaro Altamirano Vera Rebollar / Instituto Médico Pediátrico  / Teléfono: 2489133 / www.impediatrico.com

Compartir en
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Agregue un comentario

Powered by moviekillers.com