Inicio / Gestación / Auch esos dolores

Auch esos dolores

Ciática y embarazo  

El embarazo es una etapa fisiológica en la vida reproductiva de toda mujer que conlleva una serie de molestias. Los dolores de espalda y la ciática son algunos de los problemas más comunes, puesto que casi la mitad de las mujeres tienen este tipo de dolor en alguna etapa del embarazo.

La ciática se produce por una inflamación del nervio ciático, que es el nervio más largo y ancho del cuerpo, inicia su recorrido en la pelvis, continúa por la parte posterior de los muslos y se ramifica detrás de las rodillas, terminando su recorrido en los pies.

¿Qué síntomas presenta la ciática?

El dolor que produce la ciática se caracteriza por ser intenso y muy molesto para la gestante. Localizado en la zona lumbar, este dolor es muy característico, suele estar irradiado a la pierna, comienza en la parte baja de la espalda, sigue por la parte trasera del muslo y la pierna, terminando en el pie. En ocasiones se siente como un pinchazo debajo de la cintura o en la parte alta del glúteo, puede sentirse una sensación de debilidad, entumecimiento de la pierna u hormigueo (como si estuviera dormida).
El nervio ciático es un nervio bastante vulnerable a la presión, es por ello que la sobrecarga de peso que se produce durante del embarazo (la gestante aumenta de peso unos 12 kg o más) ocasiona dolor en el ciático. A medida que el útero crece, los nervios espinales que originan el nervio ciático en la parte baja de la espalda se comprimen e irritan.

¿Existen otras causas?

Las hormonas del embarazo también tienen que ver con la aparición de la ciática, inclusive desde las primeras semanas de gestación. Se debe a que en el embarazo se segrega una hormona llamada Relaxina, que ayuda a reblandecer la zona del pubis y el útero para facilitar la salida del bebé por el canal del parto. Esta distensión de los músculos de la zona relaja los ligamentos provocando dolor.


A mediados del embarazo, cuando el útero pesa más, cambia el centro de gravedad, lo que ocasiona una tensión excesiva en los músculos de la espalda, por ello la gestante cambia su postura. La mayoría de gestantes comienza a inclinarse hacia atrás durante los últimos meses del embarazo, lo que ocasiona que la espalda trabaje aún más.
La debilidad de los músculos abdominales también contribuyen al dolor de espalda, ya que éstos normalmente apoyan a la columna vertebral y desempeñan una función importante en la salud de la espalda, durante el embarazo estos músculos se estiran y pueden.

  • Es conveniente practicar ejercicio moderado durante el embarazo, como por ejemplo la caminata, la natación o el yoga. Este tipo de prácticas contribuyen a reforzar los músculos previniendo la relajación de la musculatura abdominal y el sedentarismo (ambos factores aumentan el riesgo de que el dolor aparezca o persista por más tiempo).
  • Es necesario controlar el peso en el embarazo, ya que un aumento excesivo ocasiona una mayor compresión del nervio ciático. Para ello se debe seguir un régimen nutricional adecuado, con una ingesta calórico-protéica adecuada.
  • Adecuados hábitos posturales, ya que los malos hábitos contribuyen a que el dolor aparezca. Por ejemplo: evitar estar sentada durante tiempos prolongados, no cruzar las piernas al sentarse, agacharse siempre doblando las rodillas, mantener la espalda recta y caminar erguida.
  • Los masajes y ejercicios de estiramiento contribuyen a aliviar el dolor y la tensión de la zona gracias a técnicas de relajación y estiramiento.
  • Cuando aparezca el dolor, la gestante puede aplicarse calor seco en la zona varias veces al día.
  • Para dormir debe colocarse una almohada entre las piernas para aliviar el dolor si duerme de lado, o colocarse una almohada debajo de las piernas si duerme boca arriba.
  • La gestante debe utilizar un calzado adecuado, no es bueno que el zapato sea del todo chato, ni que tenga demasiado tacón. La medida justa es entre 3 cm y 5 cm.
  • Estos consejos son útiles para combatir el dolor de la ciática en el embarazo, molestia común durante esta etapa, que suele desaparecer espontáneamente después del parto. Si el dolor es muy intenso la gestante debe consultar con su médico para ser evaluada y recibir el tratamiento respectivo.

Dr. Paul Medina Suárez / Médico Gineco-Obstetra / CMP. 16901 RNE. 7328 / Medical Images S.A.C.. – INPPARES

Compartir en
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

Agregue un comentario

Powered by moviekillers.com